Masaje metamórfico

El Masaje Metamórfico o Terapia Prenatal y Metamorfosis. Fue creado por el naturópata y reflexólogo británico Robert St. John a mediados de los años 60, quien descubrió la existencia de un mapa psicológico del ser humano, reflejado en el pie, bajo el mapa de los puntos de la reflexología podal.

La técnica metamórfica se basa en que la vida consciente se inicia desde la gestación. En cuanto una célula es creada, ya posee una conciencia elemental. Cuando se forma la primera célula, durante el período de gestación (los nueve meses que transcurren entre la concepción y el nacimiento) se establecen todas nuestras estructuras físicas, mentales, emocionales y de comportamiento.

En el masaje metamórfico las principales zonas psicológicas están determinadas por el “Padre” y la “Madre”. Entre ambas zonas se extiende el mapa reflejo del período de gestación. La zona del “Padre” corresponde al momento de la concepción, y la zona de “la Madre” al momento del nacimiento.

Así, nuestra vida, a partir del nacimiento, se basa en este período prenatal y recibe una gran influencia de su parte. Durante los nueve meses de gestación nos vemos sometidos a la influencia de innumerables factores diferentes: la forma de ser de nuestros padres, el entorno cultural y físico en el que viven, y la etapa de evolución que el hombre ha alcanzado, unidos a influencias cósmicas de carácter inmaterial. Todos estos factores dan forma a los patrones de nuestra vida y quedan establecidos durante dicho período.

La imagen de la Metamorfosis es la del gusano que se transforma en mariposa; es la liberación del espíritu que deja su envoltorio en la tierra. Es el nacimiento a una nueva realidad. En todo caso, la Técnica Metamórfica, proporciona un estado de relajación y bienestar que induce al equilibrio, por lo que su aplicación y práctica es aconsejable para cualquier persona.

Algunos beneficios:

    • Proceso de curación, desde el momento de la preconcepción al nacimiento.
    • Disuelve cualquier cristalización que se arrastre de cualquier momento de la vida, antes y después del nacimiento.
    • Conectas con tu verdadero ser, liberando energía y obteniendo fuerza vital.
    • Empezarás a notar cambios a nivel físico, mental y espiritual.
    • Aceptación de los momentos que nos trae la vida, tanto negativos como positivos.
    • Comprensión de uno mismo y del mundo que nos rodea.
    • Solución a muchos problemas de ansiedad o estrés, preocupaciones y momentos difíciles que pueden superarse.
    • Las mujeres embarazadas experimentan una mayor tranquilidad, el bebé está conectado con su madre por lo que se sentirán realmente conectados.
    • Niños con problemas, entenderán su propia consciencia, se activará su plano más espiritual.
    • Sanación a nivel holístico.

Para pedir cita o más información ponte en contacto con nosotros

No se admiten más comentarios